Te amo chalina. Te odio pañuelo

Ciertamente, cada uno se viste como quiere y yo solo dedico parte de mi tiempo a escribir sobre lo que me gusta. Ahora, también hay cosas que NO me gustan y de las cuales quiero escribir, como los pañuelos a cuadros.

Estos pedazos de tela sin personalidad son fáciles de encontrar… puestos en personas alrededor de la ciudad ¿Dónde radica su éxito? No lo sé. Me parecen poco creativos, difíciles de combinar y simplones.

Descubrí que su nombre original es kufiya o pañuelo palestino e imagino que en algún momento fue hipster o súper original tenerlos pero siento que ya no.

Por otro lado, me gustan las chalinas, pese a que sólo las uso cuando el día está realmente frío. Las opciones que ofrecen son muchas y muy interesantes, si sabes escoger. Puntos a tomar en cuenta:

  • El material. Si pica o incomoda, qué sentido tiene tenerlas.
  • Qué prendas tienes. Es sólo un accesorio, así que debe adaptarse a lo que tengas.
  • El contraste. Si es una chalina con diseños no deberías llevarla con ropa que también los tenga.
  • Si NO eres alto, no uses chalinas muy largas.
  • ¿Cómo hacer que combinen? Utiliza colores «parecidos» (por ejemplo, chalina azul con blazer gris) o colores que contrasten (por ejemplo, chalina verde con blazer gris).

Tengo algunas chalinas y las comparto cómo las uso aquí, también encontré algunas interesantes y las comparto:

             

   

Las chalinas azul y amarilla son de Asos, las siguientes gris (chalina con capucha) y azul con lineas son de H&M, las últimas son de Dolce & Gabbana.